Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












jueves, 1 de julio de 2010

Síndrome de Sthendal





Santa María del Fiore (Florencia)




Yacemos ambos sobre la piel curtida de la Tierra
sentimos como nos adherimos a ella cual hiedra
y le robamos, para recorrernos, su lengua de savia.
Han escrito sus dedos de suave musgo sobre nuestros pechos,
nos han marcado con sumo cuidado un invisible mapa,
los caminos y senderos son versos húmedos y hambrientos,
todos convergen en las palabras que nos aman.
Sobre tus ojos un mar que se pierde callado
y en los míos una cueva donde aún habitan
(ya por siempre),
los ancestros que quizá nos soñaban.
Columnas que nunca cayeron, eso son,
capiteles clásicos que esculpieron mis manos,
así tus hombros sobre mi cuerpo lechoso que despierta,
y admiro este cielo que bautizo contemplando tu gesto,
bóveda florentina bajo la que tiemblo
y paso las páginas de tus cabellos con besos
y trazo Tizianos en tu espalda, carnoso lienzo.
Tanta belleza qué aniquila un corazón.








2 comentarios:

Lola dijo...

Tanta belleza que vuelcas en este espacio.... Uffff

Pulgarcito soñador dijo...

Belleza con belleza es posible construir...this is classic...