Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












martes, 11 de mayo de 2010

Y por qué no recordarte, por qué no volver al jardín junto a tu pecho hinchado de vida…




Y por qué no recordarte,
por qué no volver al jardín
junto a tu pecho
hinchado de vida…

Si cierro los ojos consigo verte, con la tez iluminada por el sol de la tarde.
El cobrizo reflejo sobre los cabellos despeinados, el surco enrojecido de tu piel bajo el vestido y la sutil embriaguez del sueño. Pausada respiración casi imperceptible y la mirada habitando en algún pensamiento, así ensimismada pareces irreal, el boceto indefinido de trazos cálidos, prolongaciones de un enamoramiento momentáneo con la luz, pero la vida te mece y tu pecho suspira. Te hayas perdida seguramente en las anotaciones que has hecho de tus días, quizá comprendas ahora que no fue tan cierto aquel instante, quizá te convenzas ahora de quién hablo para ti y quién tan sólo robo tu tiempo necesitado. Sí, la tarde es el reposo de tu alma que va haciéndose un hueco de tierra y hojas de otoño, con las manos heladas y los píes descalzos, lugar indoloro donde acudir y resguardarte cuando no sepas cómo seguir caminando. Eres, mírate, sólo la quietud, la lumbre que se apaga despacio, pero volverás a arder y tendrás sobre tu frente de nuevo las palabras que nunca faltaron en tu boca.

2 comentarios:

Pulgarcito soñador dijo...

Es algo muy bello. Al final no sé si es verso o prosa, pero tiene tanta música que no es necesario encasillarlo. Y así es como me gusta, más allá de que, tengo que volver a leerlo para entender un poco más. Un abrazo.

Mamen dijo...

Todo empezó con el breve poema del comienzo. Lo hice ayer para un comentario en el blog de mi amigo Thornton. Hoy aún seguía dándome vueltas en la cabeza así que sólo me dejé llevar. Otro abrazo para ti.