Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 14 de mayo de 2010

Sin prosa poética

Hace unos días hice referencia, unas breves líneas, a tres noticias que me dejaron pensativa y algo más. Pincha sobre el título, si quieres verlas.
Hoy me tomo el café con este titular “Garzón, suspendido”. El juez Valera ha suspendido cautelarmente a Garzón. Investigar los crímenes de Franquismo (¿es qué no los hubo?) y los casos de corrupción de algún partido importante (¿es qué no los hay?) parece ser pecado mortal y merecer condena perpetua. Después de veintidós años Garzón abandona la Audiencia Nacional para alegría controlada de muchos y es que a pesar de estar en el año 2010 en España aún hay intocables que manejan hilos invisibles. Por si caso tengamos cuidado los ciudadanos de a píe, lo más seguro es, que si no podemos pagar nuestra hipotecas, acabemos con una orden de prisión incondicional y acusados de atentar contra la banca.
Cualquier despropósito sirve. Otros se van de rositas. País de sinvergüenzas y de vergüenza

2 comentarios:

Pulgarcito soñador dijo...

Estoy feliz por Garzón, feliz por ustedes. Más allá de lo que les está pasando, tienen una reserva moral, como Garzón, para seguir soñando, y estoy seguro de que son muchos más. Un abrazo.

Lola dijo...

No debemos parar porque la justicia tenga la utilidad real para la que está creada. Gritar porque esos pocos que se creen dueños de la verdad pasen a un segundo plano. Un besito