Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 26 de marzo de 2010

Humo


























Te desvaneces,
te conviertes lentamente en lo que no eres
(la luz te traspasa y eres
sólo un silencio mal iluminado que decrece
hasta hacerse ausencia).
Pero tú no lo eres, no.
La sonrisa sincera
el brillo sensible
el contorno suave que perseguir
la palabra sedienta
la caricia necesaria, eso sí.
Te desvaneces porque yo ya no estoy.
Confundí los ropajes y me vestí
con las lunas desgastadas
con los amaneceres de grises
y las largas horas de apariencias,
hablando
de cualquier cosa vana.
Y dejé de enviarte susurros
colgados de mis dedos que volaban
tras las sensaciones agradables de tu sonrojo.
Dejé de soñar y tú dejaste de vivir.
Y ahora te escapas como humo
bajo la puerta que yo cerré,
lentamente
y desvaneciéndote perfilas magníficamente tu rostro,
imagen transparente con aroma de adiós mudo
que me envuelve, y penetrando en mi,
transgresora
firmas segura, lo que aún eres.




3 comentarios:

Lola dijo...

No soy capaz de decir nada, tu lo has dicho todo. Un beso mamen

Mamen dijo...

Otro para ti Lola

HUMO dijo...

Un placer leerte!

gracias por escribir tan pero tan bonito!

=) HUMO