Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 26 de febrero de 2010

De la serie "Escritos guardados que ven la luz bajo tu sombra"


Papel tintado
impregnado de tus movimientos
que ha de sobrevolar los puestos de venta ambulante
donde a cambio de nada comerciabas con las tardes
desvencijadas de luz.
Has vuelto como intentando
demostrar quizá que no te habías ido,
pero eres un extraño, hasta para los hombres viejos
que hablan entre sí y creen tener la razón.
Aún guardo el insólito fragmento de tu condición
de papel desmembrado y raído
tus intentos faltos de esencia
de eternizarte escrito en mí,
pero una vez más te falló el salto sin red
y suspendido fuiste mal trapecista,
un recuerdo que ya no leí.
Cómo darte la mano si te tiembla,
tú mismo sabes de la búsqueda del tiempo perdido,
sabes que se escribirá en pasado
ausente, irreconocible, destartalado
como las noches sin luz.
No en presente.
.

3 comentarios:

Lola dijo...

Es precioso ¿pero sabes que? me asusté al ver la imagen que me habias mandado para poner con tu entrada en mi blog. Pense ¡¡ya lo ha colgado ella!! jejejeje. Un besito

Mamen dijo...

Jaja...La verdad que me gusta tanto que decidí utilizarlo cómo imagen de la serie..Qué quede constancia aquí que lo hice para tu blog, el primero de este grupo de poemas es el tuyo.
Un beso

Mamen dijo...

He hecho un enlace a tu blog así quedan unidos.