Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












domingo, 13 de septiembre de 2009

4

Quién, la necesidad acuciante
de que mi mano deje huella
sobre tu piel que espera
la hendidura de mi caricia
hambrienta de ti.
Preguntas con la mirada ausente
buscando quizá la imagen
anhelada de un recuerdo
y yo imprudente,
me dejo caer sobre ti,
incapaz de controlar este intento
de ser sólo palabra y fuente.
Dime si puedes, qué sientes
dime si aún me esperabas
qué me alejo, qué te dejo,
ya lo sabes tú
que soy el inquieto desgarro
de nuestros besos.
Escribo tu nombre paciente
y temblando te miro
sabiendo que doliente
todavía me quieres tú.

No hay comentarios: