Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












jueves, 24 de septiembre de 2009

Desnudez


La flor deshojada, sin sus pétalos,
la rama de la vid, sin sus uvas de ira,
el cerezo que no florece de frío,
el lienzo sin un trazo que hable de ti,
el libro abierto sin los versos
y olvidado de tus labios.

La copa llena que no has bebido,
la manzana roja de pecado que no mordiste,
el pan caliente que se enfrió esperándote,
el café que no tomamos nunca juntos.

Tu boca sellada porque ya no me ama,
el pelo enmarañado sin mi caricia,
tu piel blanca huérfana de sol cálido,
el cuerpo inerte sobre tu sillón favorito.

La desnudez que reflejo.
Desnudo soy y me siento.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Soopbook

Existe un lugar en la red....


http://www.soopbook.com

4

Quién, la necesidad acuciante
de que mi mano deje huella
sobre tu piel que espera
la hendidura de mi caricia
hambrienta de ti.
Preguntas con la mirada ausente
buscando quizá la imagen
anhelada de un recuerdo
y yo imprudente,
me dejo caer sobre ti,
incapaz de controlar este intento
de ser sólo palabra y fuente.
Dime si puedes, qué sientes
dime si aún me esperabas
qué me alejo, qué te dejo,
ya lo sabes tú
que soy el inquieto desgarro
de nuestros besos.
Escribo tu nombre paciente
y temblando te miro
sabiendo que doliente
todavía me quieres tú.

viernes, 11 de septiembre de 2009

jueves, 10 de septiembre de 2009

Virginia Woolf (1882-1941, Inglaterra)


Mientras Virginia va camino del río, la brisa fresca de la mañana de esta primavera recién estrenada la acaricia levemente y su mente va creando voces extrañas. El dolor, no le deja escribir ni apenas leer, cada vez es más insoportable. Ella, qué vive para escribir. Ella, qué quiere ser y no deber ser. Hay en su interior el deseo incontrolado de mostrarnos la realidad más humana y sensible despojada de todo vestido exterior, por eso sus personajes sufren, aman, mueren sabiendo que lo hacen, conscientes de si mismos (dándonos un poco de ella en cada palabra que dicen), de su inmensa complejidad. Virginia no quiere vivir, y sobre todo esta vez no quiere fallar, será el último intento, por eso llena sus bolsillos de piedras y se sumerge poco a poco en el río Ouse. Ama más que nunca y deja una nota a su marido sintiendo que le hará daño, pero segura tan sólo, de que es lo mejor, devolviéndole la vida que más que nada, desea para él.

OBRAS de Virginia Woolf:Fin de viaje (The Voyage Out), 1915 Noche y día (Night and Day), 1919 El cuarto de Jacob (Jacob's Room), 1922 The Common Reader (Primera parte), 1925
La señora Dalloway (Mrs. Dalloway ), 1925 Al faro (To the Lighthouse), 1927 Orlando (Orlando: A Biography), 1928 Una habitación propia (A Room of One's Own), 1929 Las olas (The Waves), 1931 The Common Reader (segunda parte), 1932 Flush (Flush: A Biography), 1933 Los años (The Years), 1937 Tres guineas (Three Guineas), 1938 Roger Fry (Roger Fry: A Biography), 1940 Entre actos (Between the Acts), 1941 Póstuma

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Lautrec



Unos de los artistas que siempre, junto con Van Gogh, me han gustado, ha sido Tolouse Lautrec. Tal día como hoy, hace más de un siglo nos dejó y sorprendentemente , su forma de dibujar y pintar me parece muy vigente y actual, quizá en parte, por que la temática social sigue siendo la base creativa hoy en día de muchos artistas y también, por su originalidad y modernidad, en lo que se refiere al color , al trazo rápido y preciso . "Tocad@ y undid@" podría decir, utilizando un lenguaje lúdico, así me siento yo cuando admiro alguna de sus obras, y es que pocos han conseguido transmitirme tanto. Confieso, que mi adoración artística tiene también un alto factor subjetivo y es que las circunstancias especiales de la vida del artista me hacen sentir empatía y sensibilidad por su genialidad. Digamos que persona y dibujante comparten cierto fatalismo, cierto dolor, un realismo demasiado hiriente que se convierte en metáfora ante nuestros ojos. Hombre culto, bohemio, marcado por un físico ( la enfermedad que padecía Henri era totalmente desconocida en el siglo XIX, denominándose actualmente picnodisostosis, un desorden genético provocado por la consanguinidad de los padres que afecta al desarrollo de los huesos. Ésta es la razón por la que Toulouse-Lautrec apenas creció en la adolescencia) que marcaría su existencia y sus relaciones personales. Posiblemente sean sus carteles y litografías el vehículo que más publicidad ha dado a su obra , surgiendo una amplia serie de estampas de gran belleza, imagenes del Salón de la rue des Molins, escenas del mundo nocturno y los retratos casi caricaturescos de personajes conocidos, serán sus motivos favoritos. Si hablamos de Loutrec tenemos que hablar de Montmartre, lugar con cierta reputación de criminalidad y bohemia que acabaría convirtiéndose en el centro de ocio de París, ubicándose allí los templos de la noche: "Moulin de la Galette", el "Mirliton", "Le Chat Noir", "Moulin Rouge", "Folies Bergère", el circo "Fernando"... Si hablamos de Toulouse, hablamos sin duda de un artista y un adelantado "publicista".