Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












lunes, 31 de agosto de 2009

El/los pirómano/s


Este tipo es de lo más gracioso, va por ahí jactándose de lo que ha hecho, contándoles a sus amiguitos, sus confidentes, sus cómplices, cómo lo hizo.
Y todos se ríen, se complacen de mantener en vilo a los cuerpos de seguridad, de tenerlos a su servicio, dicen, cuando ellos quieren. Pobres ignorantes, pienso, porque sólo puede ser algún tipo de ignorancia o de estupidez, algún tipo de instinto de la época de los hombres de las cavernas, porque sino no me lo puedo explicar.
Recorren el bosque y encienden un fuego, uno aquí y otro allá, diferentes focos, para complicarlo más, luego se quedan a mirar, sintiéndose quizá “poderosos”, fuertes, ejerciendo su dominio sobre todo (me recuerda un poco la forma enfermiza de pensar de un violador que solo alcanza el placer a través de la fuerza más brutal).Objetivo: causar daño, satisfacer sus deseos de egocentristas, reclamar la atención, sentirse importantes. Pobres enfermos pienso, quizá en sus limitaciones nunca han pensado que algún día puedan ser sus casas, las que se quemen, sus familiares los que perezcan víctimas de un fuego incontrolado. Sí, naturaleza muerta a nuestro alrededor, paisaje devastado y recursos humanos desperdiciados esas son sus gratas consecuencias, qué gran estupidez, y los que callan qué irresponsables.
Queman su riqueza, la herencia de sus hijos, siembran la semilla de la estupidez en sus hogares, qué gran satisfacción es la nada como triunfo.
¡Tipo gracioso!, hay un placer más grande que el de matar y es el de dejar vivir, no sé si podrás entender que la vida aún así se abre paso, sin embargo tú te vuelves cada vez más miserable y ya no hay vuelta atrás.

1 comentario:

aguacateyfresas dijo...

Valorar la vida, qué importante no? y qué pena que hoy esté tan en desuso en algunos casos...