Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












jueves, 6 de agosto de 2009

2

Se humedece mi pelo de rocío puro
voy dejando gotas de mí prendidas
en las hojas de verde profundidad
de helechos que me cierran camino.
Los píes mojados sintiendo el frío
de la noche que ya murió
pero que aún no quiere marcharse.
Respiro y mi aliento es el calor
que entre la niebla dibuja senderos
de humo gris plateado en el aire.
Cierro los ojos e intento el intento
de recordarte,
y miro atrás y se confunden mis pasos
en esa hierba que se vuelve
alfombra blanda.
Soy entonces esa piedra que resbala
la que me hace caer,
soy el agua y la tierra que empapan
tejidos que pierden el color,
soy el tronco que asío fuertemente
buscando con mis dedos
su corteza rugosa y bella.
En el cielo que no se abre parece
que la vida me contempla riendo
y sobrevuela mi cabeza sabiendo
lo que piensa.
Cierro los ojos e intento de nuevo,
ahora te veo,
y en este bosque que me atrapa
mi soledad se rompe
al recordarte.




1 comentario:

Lola dijo...

Que chulo mamen, eres una artista. Un besito