Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












martes, 28 de julio de 2009

LLueve en Santiago "Seis poemas gallegos" 1935


El gran poeta granadino, Federico García Lorca pasó por nuestro norte en uno de sus entregados viajes por la España que le traspasaba el alma, hasta doler.  Un Federico embelesado por la lluvia, que refleja amores en cristales de piedra, y que, a pesar del inevitable paso del tiempo,  se asegura de que nos salpique a nosotros también el goteo incesante de las emociones . Nos dejó una vez más la belleza hecha poesía.







Llueve en Santiago
mi dulce amor.
Camelia blanca de aire
brilla temblorosa al sol.
Llueve en Santiago
en la noche oscura.
Yerbas de plata y de sueño
cubren la nueva luna llena.
Mira la lluvia por la rúa
lamento de piedra y cristal
Mira el viento descolorido
sombra y ceniza de tu mar.
Sombra y ceniza de tu mar
Santiago, lejanía del sol.
Agua de la mañana antigua
tiembla en mi corazón.

F.G.Lorca

1 comentario:

Mileiby Hernández Méndez dijo...

Hermoso, hermoso, simplemente hermoso.