Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












miércoles, 15 de julio de 2009

Dónde

¿Dónde estás?
¿Por qué no te encuentro
al otro lado de este espejo,
que no perdona?
Sabes que hoy no hay cielo
ni latidos bajo esta carcasa
que es mi pecho.
Me pregunto dónde
encontrarán tus manos refugio,
dónde palabras dulces tu boca.
Somos distancia sin luz,
calor que se consume grosero
sin nada bello
que plasmar en nuestras pieles
que se vuelven frágiles tejidos grises,
se rompen, se hieren.
Dónde estarás ahora
que necesitaba de ti,
todo.

No hay comentarios: